Ves al contingut principal

Entrades

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (10)

Balcón del Mediterráneo
A partir de ahora consideraré, en lo que voy pensando y escribiendo, la posibilidad de algún que otro lector de eso mismo. Así pues iré delineando, mal que bien, palabras en primera persona del plural; es decir, como si nos hablásemos; no ya yo sino que nosotros, y ello de alguna manera. 
Así recuerdo de aquellos grises libros del muy lejano bachillerato: la primera persona gramatical, quien habla o quien dice; la segunda, a quien se habla o a quien dice; la tercera, de quien se dice o habla. Dado el silencio de toda palabra escrita, no nos quedará otro remedio que escuchar, yo lo que pueda pensar y escribir, vosotros lo que podais leer y querais pensar. 
Nuestra segunda persona, singular a más no poder, será el silencio. No un silencio cualquiera, sino aquel que corresponde a la íntima reflexión personal; o sea uno de muy particular, creo yo que escasamente ejercitado. Reflexión personal con ese tu silenciado, acallado, que cada cual lleva consigo. Ese otro que, …
Entrades recents

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (9)

Hallé, y compartí en la entrada anterior, una pieza para hacerme con una buena caja de resonancia que ha de manifestar, bien patentes, los armónicos de unas palabras que aún siendo las misma en muchos su "sentido" se mantiene, entre unos y otros, "completamente contrapuesto" y además con la pretensión de querer mantener, ambos sentidos completamente contrapuestos, en un común concepto de democracia. 
He aquí, de nuevo, la presencia de tal referencia:
Si no había diálogo es porque unos usaban las mismas palabras entendiendo esas mismas palabras en un sentido completamente contrapuesto. Para unos democracia no puede haberla sin estado de la ley. Para otro democracia es mayoría. Y al final el desacuerdo de fondo es mucho más sutil. Es el demos soberano, es decir quién es el sujeto de soberanía. Unos entienden que es el estado en su conjunto otros entienden que lo es Cataluña.
Y he aquí la pieza, para mi acústica, hallada y que tan bien sintoniza con lo que, de manera alg…

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (8)

 A continuación la primera pieza anteriormente anunciada, con la que, quien quiera, pueda, como buen lutier, mejorar su propia caja de resonancia donde cuantos armónicos haya podido percibir por su propia cuenta, de aquello que la democracia sea, quede, ésta, bien amplificada en esa viva y siempre cambiante sala de conciertos que es en nuestro corazón, en la que somos tanto creadores como intérpretes y también expectante, en el mejor de los casos; en lo peor, todo lo contrario, en la contigua e inmediata del desconcierto, sala así mismo del corazón donde igualmente cabe albergar lo peor: la inconsciente expectativa del deterioro humano sin reservas. 
La democracia implica una división, una colección de desacuerdos. No es un lugar de gente similar sino de gente diferente. Su principio no es de igualdad sino de igualdad de derechos para que cada quién sea diferente y, no obstante las diferencias y los puntos de vista variados, sea posible vivir juntos y sin violencia. La democracia es la…

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (7)

Si no había diálogo es porque unos usaban las mismas palabras entendiendo esas mismas palabras en un sentido completamente contrapuesto. Para unos democracia no puede haberla sin estado de la ley. Para otro democracia es mayoría. Y al final el desacuerdo de fondo es mucho más sutil. Es el demos soberano, es decir quién es el sujeto de soberanía. Unos entienden que es el estado en su conjunto otros entienden que lo es Cataluña.
Palabras pues que suenan a democracia como armónicos de esa su nota fundamental aparecen en esta cita que me ha dado por atender. Estado de la ley, mayoría y diálogo puede sonar todo ello a democracia. Si bien el armónico de mayor intensidad tan solo puede darse en el diálogo, en cuyas notas principales me he querido entretener, por ser aquello, nada fácil, por todos aclamado pero por tan pocos practicado (en la situación-contexto de todos conocido brillando deslumbrantemente por su ausencia).  ....................
Con tanto dicho -seguro que ruidos distorsiona…

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (6)

 Me he acercado (concretamente el oído) en la entrada anterior a la nota inicial de la cita que, como si de un estribillo se tratare, retomo una y otra vez: 
Si no había diálogo es porque unos usaban las mismas palabras entendiendo esas mismas palabras en un sentido completamente contrapuesto. Para unos democracia no puede haberla sin estado de la ley. Para otro democracia es mayoría. Y al final el desacuerdo de fondo es mucho más sutil. Es el demos soberano, es decir quién es el sujeto de soberanía. Unos entienden que es el estado en su conjunto otros entienden que lo es Cataluña.
La cual es al principio: diálogo, de la que podemos desprender, en una apretada síntesis de la entrada anterior que el contenido de cualquier diálogo bien poco ha de consistir en la repetición de lo ya dicho. Poco diálogo cabe en la mención e intercambio de cuanto ya haya sido dicho o ocurrido (sin menospreciar para nada otros usos bien necesarios  o placientes de la palabra). Con el diálogo aunque un rost…

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (5)

Amanecer a la vez siempre y nunca el mismo.
Convendría ahora atender a aquello capaz de afinar todo concepto (aquello que vamos concibiendo de manera desatendida), también el de democracia. Al diálogo me refiero. Sin élcuanto se pueda decir corre el riesgo de la oquedad, del vacío de significados, de los despropósitos de los sinsentidos. 
Tenemos, de lo que es diálogo, buenos modelos; pero sobre todo hemos logrado tenerlo incorporado mediante ese balanceo interno, de cada cual, entre palabra y pensamiento. Ese poderse decir a sí mismo. Esa posibilidad, que podemos hacer efectiva, de sano desdoblamiento que es hablar consigo mismo, constituye la cara interna del diálogo. 
No obstante -y esa sería la otra cara- sin la mutua fuente de los interlocutores, tal diálogo interno puede morir de repetición, de anquilosamiento, de hueca credulidad, de lo ya dicho. Todo diálogo parte de como mínimo dos (E. Levinas). Diálogo con lo distinto de mi que es justamente el otro, es lo primario, lo éticamen…

ARMÓNICOS DE UN CONCEPO (4)

 Amanecer entre mar y nubes. Rompeolas. Tarragona
En fin, de vuelta a la cita (si así no fuere cita no sería :). Tómese, si viene de gusto, como si fuera un estribillo entre estrofas tan poco poéticas:
Si no había diálogo es porque unos usaban las mismas palabras entendiendo esas mismas palabras en un sentido completamente contrapuesto. Para unos democracia no puede haberla sin estado de la ley. Para otro democracia es mayoría. Y al final el desacuerdo de fondo es mucho más sutil. Es el demos soberano, es decir quién es el sujeto de soberanía. Unos entienden que es el estado en su conjunto otros entienden que lo es Cataluña.
He atendido, poniendo oreja, a los armónicos que pueden escucharse en estas palabras citadas. Sonidos que, en esta caso, un concepto propiamente fundamental hace vibrar. ¿Cual, ese concepto? Obvio, el de Democracia.
Bien puede decirse, tal vez, que todas estas palabras citadas están distribuidas como en un único compás de dos tiempos. Uno más débil que el otro; ést…